News

Wed 05 Dec 2018

Dos nuevas sentencias de José Antonio Seijas Quintana provocan revuelo en las redes sociales.

Dos nuevas sentencias de José Antonio Seijas Quintana provocan revuelo en las redes sociales.

El magistrado del Tribunal Supremo José Antonio Seijas Quintana, colgó la toga el pasado 26 de noviembre, dejando sentencias tan importantes como la relativa a la ocultación de la paternidad y la reciente de prohibición del uso de la vivienda familiar.

Tras medio siglo dictando sentencias, José Antonio Seijas Quintana se jubila dejándonos sentencias tan importantes como la relativa a la ocultación de la paternidad, declarando que la filiación inscrita conlleva normas de protección familiar y recientemente, la prohibición del uso de la vivienda familiar al cónyuge, que tras una separación, convive de forma estable con un tercero.

Dos sentencias que hace que las redes sociales lo tachen de feminista, en la primera y tras la segunda, lo califiquen de machista, y lo que realmente hay que reconocerle, es su gran conocimiento en el Derecho de Familia.

No podemos olvidar a José Antonio Seijas en el ámbito de la LOE, y para nosotros siempre será el magistrado que ama y conoce nuestra ley, dejándonos votos particulares como la Sentencia del Tribunal Supremo de 05 de mayo de 2014, donde ponía de manifiesto su profundo saber de la LOE.

Se nos despide con un aviso a navegantes, : “El problema viene determinado por la decisión del Juzgado de resolverlo, frente a la constructora, al amparo del artículo 1591 del Código Civil atendiendo a la descripción de los vicios, como constitutivos de ruina funcional. Y viene lógicamente determinado por la decisión de la Audiencia Provincial de mantener esta calificación jurídica a partir de una sentencia evidente desmesurada en su extensión en la que, junto a citas nominales de determinados autores y de los antecedentes legislativos, con el complemento de una referencia absolutamente innecesaria a distintos Códigos antiguos y a diversos comentaristas del Código Civil, viene a sostener algo que ni afectaba a la acción formulada ni había sido objeto de controversia, como la de la vigencia del artículo 1591 del Código Civil tras la entrada en vigor de la Ley de Ordenación de la Edificación, para llegar a la conclusión que esta ley "no ha derogado ni total ni parcialmente, ni ha modificado, el artículo 1591 del Código Civil que sigue plenamente vigente, concurriendo la vigencia de ambas normas, completamente compatibles entre sí, desde que entró en vigor la LOE". Es decir, parece que lo que se deroga, o no sirve para nada, es esta Ley que es posterior, y no el artículo 1591, a cuyo amparo resuelve el conflicto, lo que no se sostiene (partimos, pues, dice la sentencia, "de la plena vigencia del art. 1591 del CC para los contratos de obra en cuyo cumplimiento se hayan levantado edificaciones sujetas además a la LOE por la fecha de solicitud de licencia").


Información adicional

Archivos relacionados